La cancelación del Mobile World Congress provoca pérdidas de más de 50 millones de euros para la hostelería

Mobile World Congress

REDACCIÓN /

El reguero continuo de comunicados de empresas que renunciaban a participar en el Mobile World Congress de Barcelona debido a la crisis del coronavirus ha provocado, finalmente, la cancelación del evento, que debía celebrarse entre el 24 y el 27 de febrero, un desenlace que muchos ya temían desde que comenzó la fuga de firmas inscritas. Tras una larga reunión, la GSMA, asociación que organiza el evento y que está integrada por 26 de las más importantes empresas de telecomunicaciones, anunció que el evento más importante del calendario ferial de la capital catalana no se celebraría.

La decisión llega después de que más de una treintena de compañías comunicaran que no viajarían a Barcelona. Compañías tan importantes como Nvidia, Ericsson, LG, Amazon, Intel y Sony forman parte de la lista de firmas que, bajo la justificación de su temor al coronavirus, habían renunciado a participar en el congreso.

“La GSMA ha decidido cancelar por la preocupación global que ha generado el brote del coronavirus, la preocupación por viajar y otras circunstancias que hacen imposible que se pueda continuar con el evento”. Así comunicaba el consorcio empresarial organizador su decisión en el comunicado que recogía el acuerdo adoptado en la reunión y que daba por cancelada la edición del Mobile de este año.

El sector turístico será uno de los más afectados por la cancelación del Mobile. Solo las cancelaciones de los hoteles, provocarán pérdidas cercanas a los 50 millones de euros. Una facturación total estimada próxima a los 500 millones de euros, los 109.000 visitantes que llegaron a Barcelona en la pasada edición y los más de 10.000 empleos que genera el evento son solo algunas de las cifras que demuestran el impacto económico de esta cita internacional de las tecnologías móviles.

Representantes del setor turístico como el Gremi d’Hotels de Barcelona ya habían manifestado, antes de conocer la decisión final, su temor a que se produjera la cancelación. Los empresarios del sector hotelero de la ciudad comenzaron a recibir noticias sobre cancelaciones desde el momento en que las primeras compañías renunciaron a participar en el congreso.

“El Gremi sigue con preocupación las afectaciones generales que se están produciendo por todo el mundo y sus consecuencias sobre el Mobile World Congress y confirma que están causando cancelaciones en los hoteles de la ciudad”, había expuesto el Gremi en su comunicado, en el que invitaba “a todos los organismos involucrados” a trabajar para que el evento se celebre.