Los árboles más singulares de la ruta de Ribera del Duero

árboles

PABLO LÓPEZ / 

Un catálogo elaborado por la Ruta del Vino Ribera del Duero reunirá a medio centenar de árboles singulares ubicados en las provincias de Burgos, Valladolid, Segovia y Soria. Con el objetivo de que los ejemplares se conviertan en un atractivo más para el turismo en la zona, los autores del catálogo han seleccionado 78 árboles, de los cuales 50 están ya clasificados y 10 cuentan ya con su propia ficha identificativa.

Su interés natural, sus dimensiones, su longevidad o su vinculación con leyendas y tradiciones de la comarca en la que se sitúan son algunos de los criterios en los que se han basado los expertos que seleccionaron los ejemplares. El Pino Macareno de Peñafiel (Valladolid), el Álamo Blanco-Fresno de Villálvaro (Soria), la Sabina Fuente de la Pisadera de Montejo de la Vega de la Serrezuela (Segovia) y la Encina Hueca de Caleruega (Burgos) son algunos de lo árboles singulares elegidos.

Elaborado con el asesoramiento técnico de la guía de la naturaleza Candelas Iglesias y con un diseño del estudio Cristi Rojo, el catálogo es una obra totalmente sostenible, motivo por el que no se imprimirá y estará únicamente disponible para su descarga a través de la web www.riberate.com.

El manual permitirá conocer la edad de los árboles, que en algunos casos supera los 100 años, así como su ubicación, su nombre científico, sus características y su importancia para la cultura popular. Además, recoge recomendaciones acerca de lo que se debe y de lo no se debe hacer para disfrutar de ellos.

“Con este compendio tenemos la posibilidad de poder aglutinar nuestro legado forestal de mayor valor ecológico. Ponemos en valor todo el patrimonio natural que tenemos en la Ribera del Duero e invitamos a todo el mundo, población local y visitantes, a que descubran la fascinante historia de la naturaleza y la cultura de la Ribera a través de sus árboles singulares”, explica Candelas Iglesias.

Los responsables de Ruta del Vino de Ribera del Duero desean que el catálogo sea una obra en continuo crecimiento y que nuevos árboles se incorporen a esta primera recopilación. “Esperamos contar con la colaboración de los vecinos y ayuntamientos de la zona para seguir ampliando. Ellos son los que mejor conocen nuestro patrimonio natural y quienes nos pueden decir qué ejemplares son merecedores de integrarse en esta selección y por qué razones”, comenta la gerente de la entidad, Sara García.