Más del 20% de los viajeros se estresan al hacer la maleta

Maleta

REDACCIÓN / 

Rumbo.es ha creado una guía con consejos para no enloquecer a la hora de hacer la maleta. Según un estudio realizado por la agencia de viajes online, el 20% de los viajeros reconoce que hacer el equipaje les provoca estrés. De hecho, el 5% del total de las consultas que reciben mensualmente las compañías aéreas están relacionadas con el peso, la dimensión, los precios y las condiciones para añadir o suprimir las maletas.

Cada aerolínea es un mundo: infórmate de las condiciones. Este es el primer consejo de Rumbo.es a los viajeros. En este sentido, recuerda que es indispensable leer todas las condiciones antes de viajar y contactar con la compañía aérea.

La segunda recomendación está relacionada con lo que se puede y lo que no se puede llevar a bordo de un avión. Y es que hay artículos que nadie se imagina que puedan estar estrictamente prohibidos. Es el caso de los frascos con crema para untar, productos de los que sí se puede disfrutar si forman parte de los ingredientes de un bocadillo, por ejemplo, y es que la comida se puede subir al avión sin ningún problema. ¿Por qué no un frasco de crema de queso o de mayonesa, por poner algunos ejemplos? Pues porque según mantiene la agencia de viajes online “cuando este ingrediente se mezcla con otras sustancias podría conformar un compuesto potencialmente explosivo”.

Hay otros objetos que pueden colarse en la maleta sin que los viajeros sean conscientes de su peligrosidad. Es el caso de las tijeras, cuchillas de afeitar, navajas o líquidos inflamables. Es mejor utilizar alternativas o comprarlo en la ciudad de destino, porque los confiscarán rápidamente en el control de seguridad.

Por último se encuentran los medicamentos que, aunque sean líquidos no siguen la misma normativa. Rumbo.es recuerda que no existen restricciones de medidas en el caso de las medicinas sin receta. De hecho, la Unión Europea permite viajar a bordo con las mismas siempre que en el control de seguridad se presente una receta emitida por un especialista. También puede servir un informe médico o una carta de viaje.